Bienestar corporativo

¿Son compatibles la calidad de vida y el trabajo?

La calidad de vida en el trabajo, o la calidad del empleo, depende de una gran variedad deindicadores involucrados: niveles de ingreso, salud ocupacional, el ambiente laboral, grado demotivación, satisfacción laboral, engagement o identificación organizacional, bienestar de los trabajadores, conciliación, etc. Así, el bienestar de los trabajadores es sólo uno de los factores relacionados con la calidad de vida laboral. Este factor de calidad laboral, en su sentido más amplio, puede denominarse Bienestar corporativo, aunque pueden otorgársele distintas denominaciones (Wellness corporativo, Wellness profesional, etc.), dando lugar a diferentes “etiquetas”, como la de organización saludable u otras. ¿Y cuáles son los desafíos a los que se enfrenta el Bienestar corporativo?

Qué es el Bienestar corporativo

Podemos comenzar por saber a qué nos estamos refiriendo. Yo defino el Bienestar corporativo como una cultura o filosofía del trabajo, que se implanta en la empresa como fruto de una decisión y una planificación estratégica y operacional, fundamentada en el liderazgo, el compromiso y la participación de todos los niveles y funciones de la organización, que se materializa en programas formativos y de entrenamiento, y que se utiliza como herramienta tanto para la mejora del rendimiento individual y de la organización como para el incremento de la felicidad de los trabajadores.

Los elementos del Bienestar corporativo

Cultura o filosofía del trabajo

Asentar el Bienestar corporativo todavía es un desafío para muchas organizaciones: necesitan generar un cambio de cultura organizacional. Será posible llevando a cabo un plan de gestión de cambios.

Objetivo estratégico y operacional

Conforme a una clasificación por jerarquía, los objetivos pueden ser estratégicos (definen el rumbo de la organización), tácticos o departamentales (elaborados para áreas de la organización y concretan los estratégicos) y operacionales (comprenden las tareas o actividades de cada área y se establecen en función de los objetivos tácticos o departamentales). Comprender la importancia de los distintos tipos de objetivos nos ayudará a incorporar el Bienestar corporativo en la cultura de la organización. Conviene, en este proceso, dar la importancia que les corresponde a los objetivos a corto plazo.

Involucra a todos los niveles de la organización

Para la construcción de las empresas y organizaciones de nuestro siglo necesitamos comprender “quién es” el trabajador, en cualquiera de sus niveles jerárquicos, que las componen. Esto significa integrar en nuestra mentalidad que las personas, actualmente, se muestran como sujetos que quieren generar su propia vida, y que parte de su motivación es aportar valor en organizaciones que les ayudan a dicha generación. Comprender las implicaciones de la “individualización” es un requisito imprescindible para los máximos responsables de la implantación del Bienestar corporativo. Y es imprescindible porque en esta implantación han de participar todos los niveles de la empresa u organización.

Formación y entrenamiento

Al hablar de la optimización de recursos en las organizaciones, es frecuente confundir la optimización con la productividad, el rendimiento, el ahorro o el beneficio. En cambio, el foco está puesto en añadir o generar valor para la sociedad. Si la optimización de recursos no tiene el foco puesto en última instancia en la creación de valor, puede que a corto y medio plazo la organización sea productiva, alcance niveles altos de rendimiento, ahorre y tenga beneficios; pero, a la larga, si no se está aportando valor real a la sociedad (clientes internos y externos), las ventas de productos o servicios caerán y la organización dejará de existir. La optimización de recursos implica un desarrollo en capacidades para lo que la formación del personal de las organizaciones es imprescindible.

Es una herramienta

Un destornillador, por ejemplo, lo utilizamos para atornillar o desatornillar un tornillo en concreto, es decir, un destornillador es un medio concreto para un objetivo concreto. A la vez, un destornillador es una herramienta que permanece en el tiempo para poder ser utilizada en el logro de nuevos objetivos. Esto es lo que ocurre con el Bienestar corporativo: no sólo es una decisión que se plasma en objetivos estratégicos y operacionales que involucren a todos los niveles de la organización, y que se construye, entre otras cosas, por medio de programas de formación y entrenamiento para mejorar el rendimiento y la felicidad, sino que es una herramienta que se mantiene disponible para facilitar el proceso de mejora continua.

Esto ayuda a que, dentro del mismo proyecto de implantación de la cultura del Bienestar corporativo, se mantenga en el tiempo el interés por la mejora acometiendo nuevos objetivos alineados con el objetivo general. Es, por tanto, una cuestión de cambio de hábitos. En una etapa determinada se puede trabajar el cambio de unos hábitos concretos, y en etapas sucesivas, otros hábitos diferentes. Y en todo ello permanece el aprendizaje de procedimiento de cambio de hábitos como herramienta.

Objetivos generales del Bienestar corporativo: 1) mejora del rendimiento y 2) la felicidad

Una organización mejora su rendimiento cuando maximiza el talento de sus trabajadores. Podemos catalogar al perfil de una persona como de alto rendimiento cuando maximiza su eficacia, su eficiencia y su talento para un tiempo y en un entorno dado. Pero la dinámica de la eficiencia de las personas es inversa a la de la eficiencia mecánica: el mayor resultado (cualitativo y cuantitativo) se obtiene con la mayor cantidad de recursos (personales).

Este primer objetivo está vinculado al segundo: la mejora de la felicidad de los trabajadores. Tradicionalmente, en el mundo organizacional, sobre todo en entornos empresariales, las emociones y la felicidad han sido aspectos dejados de lado. Pero las investigaciones indican que el rendimiento y la felicidad van de la mano, y que ambas están en estrecha relación con el talento personal.

El Bienestar corporativo es tendencia

Ya desde el TalentDay Barcelona de noviembre de 2019, trabajamos con la convicción de que es necesario poner a las personas en el centro de la estrategia y escucharlas para poder responder a sus necesidades concretas e individuales. Al hablar de las últimas tendencias en la gestión de personas, parece que se hace imprescindible “situar a las personas en el centro de la estrategia de las organizaciones”, personalizando las políticas e iniciativas que se ponen en marcha desde Recursos Humanos. Ahondando en esta convicción, trabajamos dando la importancia que les corresponde a las políticas de bienestar en el seno de las organizaciones, ya que un empleado feliz es un empleado comprometido, lo que implica un cliente satisfecho y, por tanto, mejores resultados para la empresa.

En esta misma línea ya se expresó Félix Sanz, manager de Salud y Bienestar de Vodafone, cuando propuso que hay que cambiar el concepto de trabajador por el de persona. De forma similar lo articula Inditex, empresa que se ha mantenido durante mucho tiempo como líder en el ranking Merco Talento España, un monitor que clasifica las 100 empresas con mayor capacidad para atraer y retener talento en el país. Inditex, es su documento “Nuestras prioridades, nuestras personas, 2017”, postula que “la productividad es una consecuencia de la seguridad”. Estas manifestaciones de la tendencia del mercado muestran cómo el Bienestar corporativo es uno de los factores de atracción y retención del talento.

Certificaciones y tendencia

Esta misma tendencia del cuidado del bienestar corporativo se materializa en el surgimiento de normativas para que se consolide y para garantizar unos estándares mínimos. Es el caso de normas como la ISO 45001.

Esta norma, en el punto 02 de su Introducción, expresa su propósito: “El propósito de un sistema de gestión de la Seguridad y Salud en el Trabajo (SST) es proporcionar un marco de referencia para gestionar los riesgos y oportunidades para la SST. El objetivo y los resultados previstos del sistema de gestión de la SST son prevenir lesiones y deterioro de la salud relacionados con el trabajo a los trabajadores y proporcionar lugares de trabajo seguros y saludables; en consecuencia, es de importancia crítica para la organización eliminar los peligros y minimizar los riesgos para la SST tomando medidas de prevención y protección eficaces.”

Tendencia y propósitos internacionales

El Bienestar corporativo es una propuesta vinculada a varios de los Objetivos de desarrollo sostenible de la ONU . En 2015, la ONU aprobó la Agenda 2030 sobre el Desarrollo Sostenible, una oportunidad para que los países y sus sociedades emprendan un nuevo camino con el que mejorar la vida de todos, sin dejar a nadie atrás. En esta Agenda se recogen 17 objetivos, tres de los cuales están directamente vinculados con el Bienestar corporativo.

Objetivo 3: Salud y bienestar

La ONU propone que para lograr los Objetivos de Desarrollo Sostenible es fundamental garantizar una vida saludable y promover el bienestar universal. Por eso, la meta 4 de este objetivo es promover la salud mental y el bienestar.

Objetivo 4: Educación de calidad

La educación es la base para mejorar nuestra vida y el desarrollo sostenible. Por eso, la meta 4 de este objetivo es, de aquí a 2030, aumentar considerablemente el número de jóvenes y adultos que tienen las competencias necesarias, en particular técnicas y profesionales, para acceder al empleo, el trabajo decente y el emprendimiento.

La ISO 45001, en el punto 3.23 de la Introducción, define lo que podemos entender como competencia en el ámbito del Bienestar corporativo: “capacidad para aplicar conocimientos y habilidades con el fin de alcanzar los resultados previstos”.

Objetivo 8: Trabajo decente y crecimiento económico

La creación de empleos de calidad sigue constituyendo un gran desafío para casi todas las economías. Para conseguir el desarrollo económico sostenible, las sociedades deberán crear las condiciones necesarias para que las personas accedan a empleos de calidad, estimulando la economía sin dañar el medio ambiente. Por eso, el artículo 8 de este objetivo es proteger los derechos laborales y promover un entorno de trabajo seguro y sin riesgos para todos los trabajadores.

Bienestar mental, competencia y entorno de trabajo saludable

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recoge en sus documentos estas tres dimensiones del Bienestar corporativo: 1) el bienestar menal, 2) las competencias y 3) el entorno de trabajo saludable.

Bienestar menta y competencias (formación)

Sobre el bienestar mental y la formación (en competencias y otros aspectos) habla al referirse a la salud. La OMS define la salud mental como un estado de bienestar en el cual el individuo es consciente de sus propias capacidades, puede afrontar las tensiones normales de la vida, puede trabajar de forma productiva y fructífera y es capaz de hacer una contribución a su comunidad.

Por eso, la dimensión positiva de la salud mental se destaca en la definición de salud que figura en la Constitución de la OMS: «La salud es un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades». En este sentido positivo, la salud mental es el fundamento del bienestar individual y del funcionamiento eficaz de la comunidad.

Sin embargo, el bienestar mental puede verse deteriorado o perderse por factores socioeconómicos, entre los que se encuentran el estrés, las condiciones laborales, la falta de gestión de pensamientos, emociones, comportamientos e interacciones con los demás, y la carencia de sentido de la identidad y de sentido vital. Conviene que estos factores se aborden mediante estrategias integrales de promoción, prevención, tratamiento y recuperación. Así, el objetivo 3 (“Poner en práctica estrategias de promoción y prevención en el campo de la salud mental”) para la aplicación del Plan de acción sobre salud mental 2013 – 2020 de la OMS recoge, entre otras, la opción de promover el bienestar mental a través del fomento de la meditación.

Entorno de trabajo saludable

La OMS sostiene que un entorno de trabajo saludable es aquel en el que trabajadores y jefes colaboran en un proceso de mejora continua para promover y proteger la salud, seguridad y bienestar de los trabajadores y la sustentabilidad del ambiente de trabajo en base a indicadores relacionados con el espacio físico, el medio psicosocial (incluyendo la organización y la cultura del ambiente del mismo), los recursos de salud personales y las formas en que la comunidad busca mejorar la salud de los trabajadores, sus familias y de otros miembros de la comunidad.

Propuestas innovadoras sobre Bienestar corporativo

El enfoque sobre el Bienestar corporativo que propone el Instituto de Alto Rendimiento (IAR) incorpora dos novedades. Una de ellas, la necesidad del desarrollo de la Competencia del Bienestar Personal (CBP), tal y como Gonzalo Serra lo describe en su libro “Saca lo mejor de ti con PNL. Neurobiología y Programación Neurolingüística al servicio del desarrollo personal y profesional”. La otra novedad es la importancia de la distinción entre “salud”, “bienestar” y “sentido.

La Competencia del Bienestar Personal (CBP)

En el libro citado se explica la CBP. Es una “competencia de fondo” que posibilita que cualquiera de las habilidades o competencias básicas estén disponibles, y así que nuestro talento esté disponible. Esta competencia personal y profesional sería como el cimiento del alto rendimiento profesional y de la felicidad en el trabajo, y, en general, del desarrollo del talento en todos los ámbitos de la vida cotidiana.

La CBP desarrolla parte de la capacidad del dominio de uno/a mismo/a, la capacidad de la gestión personal. Implica el dominio de cuatro ámbitos personales:

1. La atención ejecutiva o selectiva y la autoconciencia. Es el entrenamiento de la atención y del conocimiento de uno/a mismo/a.

2. La gestión de los estados físicos, emocionales y mentales. Es la gestión de la acción, para lo que necesitamos el entrenamiento anterior.

3. La gestión de los patrones esenciales de la personalidad, de los hábitos y los aprendizajes. Es la gestión del cambio, que se apoya en la anterior.

4. La búsqueda de sentido. Es la gestión de la congruencia de la identidad, que se ve afectada por las dos anteriores y que, a la vez, les influye a ellas.

El dominio de estos cuatro ámbitos posibilita el alineamiento de lo que se hace, lo que se piensa y lo que se es. Tal alineamiento aumenta el rendimiento y sustenta la felicidad.

Distinción entre “salud”, “bienestar” y “felicidad”

Aunque algunos de estos términos se utilizan con frecuencia casi como sinónimos, conviene distinguirlos. Para ahondar en esta distinción podemos leer una explicación más exhaustiva. Aquí, nos limitamos a señalar que se puede afirmar que la salud no implica bienestar. Y que el bienestar se puede alcanzar sin la plena salud. Y que tener salud y bienestar no implica la felicidad, pues ésta no se alcanza sin un mínimo de sentido y conciencia de identidad. Y que se puede ser feliz, al menos en algún grado, sin salud ni bienestar. Y que los tres están relacionados pero no son lo mismo.

Estas distinciones evidencian implícitamente la posibilidad de tres tipos de entrenamientos diferentes que con demasiada frecuencia se confunden: el entrenamiento para la salud, el entrenamiento para el bienestar y el entrenamiento para la felicidad. Se corresponden con el ejercicio físico-energético y la alimentación saludable, el ejercicio mental y el ejercicio espiritual, respectivamente. Sin embargo, dada la influencia de unos en otros, lo conveniente es llevar a cabo un entrenamiento integral.

Actualmente, sobre todo en el mundo de la empresa, se confunde muchas veces el bienestar con la salud y, además, se obvia lo espiritual. Está de moda el «bienestar corporativo», el «wellness organizacional», y se llevan a cabo programas que, por ejemplo, desvirtúan el yoga, convirtiéndolo en mera gimnasia; o la meditación, convirtiéndola en mera relajación; o el desarrollo personal, reduciéndolo a la alimentación consciente y a unos pocos ejercicios físicos y de atención plena. El Entrenamiento del Bienestar Personal basado en Neuromeditación SBS es un programa integral de IAR que propone un camino a recorrer como una forma específica de estar en el mundo que transforma la vida profesional, familiar y social ayudándonos a «rendir con bienestar» desde estados más plenos de felicidad. No hay alto rendimiento sin felicidad ni verdadero bienestar sin sentido. Por eso, trabajar y ser feliz es posible y saludable.

El Entrenamiento del Bienestar Personal de IAR

El valor añadido del Entrenamiento del Bienestar Personal de IAR radica en su metodología. Es una metodología propia afianzada en su I+D+i y avalada por los resultados obtenidos en empresas, en programas universitarios para profesionales y otras instituciones educativas, así como en el trabajo con ONGs, ejecutivos, emprendedores y otros perfiles profesionales. Esta metodología se fundamenta en tres modelos de trabajo: la Neuromeditación en 5 pasos, los Mapas Mentales Básicos (MMB) y el Modelo de la Congruencia de la Identidad (MCI).

Durante mucho tiempo, el bienestar corporativo ha estado relacionado con el aspecto físico del lugar, del mobiliario y de las herramientas de trabajo, así como del cuidado de la salud física de las personas. Actualmente, el bienestar corporativo incorpora el aspecto psicosocial. Por eso, el trabajo desde la vertiente de los riesgos laborales se detiene también en la prevención de los riesgos psicosociales, entre los que destaca por su importancia la carga mental del trabajo. Recogiendo todos estos aspectos, dentro del marco del Bienestar Corporativo, IAR pone el acento en programas de formación y desarrollo de la Competencia del Bienestar Personal con una metodología propia. Ante los desafíos del Bienestar corporativo, éste es el valor añadido de IAR. Muchos saben QUÉ nos conviene hoy. IAR, además, sabe CÓMO ponerlo en acción.